Translate

sábado, 3 de septiembre de 2011

VIÑA DE MARTÍN OS PASÁS 2010. Treixadura (80%), albariño (10%), lado y torrontés. Ribeiro.


Tras la enorme y agradable sorpresa del Escolma, el blanco de Luis Anxo Rodríguez Vázquez  que nos dio a probar Miguel de “A Curva”, nos encontramos con este otro vino, elaborado con las mismas uvas, pero sin fermentación en barrica. 
Es amarillo pálido, con reflejos verdosos. En nariz hace gala de complejidad. Aromas florales y herbáceos dejan paso a la fruta blanca (manzana, pera). También hemos encontrado aquí un tono de mosto, de uva pisada que ya hemos advertido en otros vinos de los genios gallegos a los que hemos podido conocer recientemente (Rodrigo Méndez, por ejemplo).
En boca encontramos una excelente relación entre acidez y dulzor. El paso es muy aromático y el recuerdo final muy grato.

Segundo vino de Luis Anxo que probamos en apenas dos días. De nuevo estamos ante una producción pequeña pero cuidada con mimo artesano. El resultado es espléndido.
Nos costó 16 euros en la taberna “El lagar de Eiras”, en Pontevedra. En Madrid lo hemos visto por unos 12 en La Tintorería.
¡Salud!
REPETIMOS
Agradable sorpresa. Volvemos a probarlo, casi tres años después, y está increíble. ¡Qué gran evolución ha experimentado!

De color pajizo, huele muy bien, y muestra complejidad desde el principio. Es un buen ejemplo de vino de nariz franca, en el que sobresalen los matices campestres, con flores y hierbas, a lo que se suman notas minerales y el toque, aquí elegante, que aportan las lías.  
En boca, encontramos una más que meritoria combinación de acidez y untuosidad, que nos recuerda, por ejemplo, a algún buen Borgoña, de esos que no son aptos para todos los bolsillos. Además hay un amargor finísimo que se suma a las buenas sensaciones descritas. Es un vino sabroso, que permanece mucho tiempo en el paladar. El retrogusto nos deja recuerdos a fruta blanca (pera, manzana).
Una delicia que nos confirma (en realidad ya lo sabíamos) el buen hacer de Luis.
Hemos tenido suerte; es muy difícil conseguir un vino blanco con una añada ya algo alejada en el tiempo, en los circuitos comerciales normales. Se demuestra nuevamente que un blanco bien hecho, con los años, gana.
Nos costó 14,50€ en La Tintorería, Madrid.
¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario